Música

Lamb of God: un álbum poderoso en medio del fin del mundo

Foto: Facebook/Lamb of God

Lamb of God tuvo que retrasar el lanzamiento de su décimo álbum de estudio debido a la pandemia de COVID-19, sin embargo la espera de algunas semanas condimentaron aún más el poderoso efecto de Lamb of God -por aquello de no gastar tanto el término “homónimo”-, en medio de una crisis económica y de salud, donde tal vez siga importando el estatus social, a pesar de estar en medio del fin del mundo.

La última entrega de Randy Blythe y compañía resalta con riffs llenos de rabia y un golpeteo a la batería estremecedor, los 20 años de carrera de Lamb of God, dos décadas desde que el Burn The Priest nos trajo en sociedad al Cordero de Dios y sin tanto espectáculo, se posicionaron entre los lugares selectos de los fanáticos del Metal.

Uno pensaría que luego de tanto tiempo, y tras cinco años de no presentar material nuevo, más la salida de Chris Adler, baterista y cofundador del grupo originario de Richmond, Virginia; la esencia de Lamb of God podría haberse difuminado, tal vez hasta ablandado un poco. Pero no es así.

El álbum homónimo de Lamb of God es la muestra ya perfeccionada de un estilo y sonido característico que ha hecho que la banda se haya convertido en un referente y con miras a crecer aún más en el futuro. Algo que tal vez sea algo difícil en la escena metalera, donde las vacas sagradas aún gobiernan los gustos de sus acólitos y de los festivales.

Sin embargo, el quinteto llega con su disco self-titled a gritar: esto es Lamb of God, más fuerte que nunca.

¿Por qué merece ser escuchado a detalle?

El disco homónimo viene con un discurso bastante fuerte, si bien no cambia la filosofía de la banda, las letras de Blythe tocan temas de capitalismo, migración y racismo que, como ya lo mencionamos, en medio de la pandemia resalta a la vista, tal y como el asesinato de George Floyd y la manera en la que la gente de pocos recursos se enferma y muere, mientras otros tienen más oportunidades.

Musicalmente, Lamb of God es tan fuerte como el gancho de un boxeador. Randy Blythe descarga toda su energía entre guturales y agudos que sin duda se proyecta en el imaginario de muchos saltando por todo el escenario.

Las Guitarras de Mark Morton y Willie Adler invitan a headbanguear como si no hubiera un mañana, con riffs que van desde distorsiones rápidas a intervalos melódicos con tintes oscuros.

Ya si hablamos del ritmo marcado, pesado y duro como el acero del Bajo de John Campbell, quien lleva la batuta y verdadera esencia de Lamb of God, junto a Art Cruz -suplente de Chris Adler-, en la Batería; fans del grupo y Metaleros que buscan ese material que valga la pena, tienen una excelente propuesta.

  • La colaboración de Jamey Jasta de Hatebreed y Chuck Billy de Testament, ya es la cereza del pastel.

¿Qué pudo ser diferente en Lamb of God?

Tal vez la pandemia que retrasó el lanzamiento de Lamb of God tuvo mucho que ver en que la banda lanzó cuatro sencillos, pudo haber sido por alguna estrategia comercial ante el COVID-19, sin embargo, esto nos hizo escuchar medio disco antes de su estreno.

Memento Mori, Checkmate, New Colossal Hate y Routes son tracks que retratan perfectamente el concepto del disco y que invita a sentarte y escucharlo, pero desgraciadamente, esa sorpresa de descubrirlos junto al resto de canciones en su lanzamiento, se perdió totalmente.

Con 10 tracks, Lamb of God es el disco que puede musicalizar el fin del mundo y de paso, pide a gritos ser interpretado sobre un escenario en vivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: