Conciertos Música

Robert Smith es The Cure y así lo demostró: la CDMX se rinde ante él

Foto: @oscarggc24

Siempre ha sido tímido y enfocado en su trabajo, sin escándalos, un profesional y rockstar además. Así lo confirmó cuando en punto de las 9:10 de la noche fue el último integrante de la banda en salir al escenario del Foro Sol para ser ovacionado sin siquiera haber tocado. Sí, Robert Smith es The Cure y así lo demostró:

La ya característica Plainsong abrió la noche como parte de un ritual de iniciación para viajar con los tres tipos de The Cure a lo largo de las casi tres horas de presentación que darían los de Sussex, Inglaterra.

El primer combo llegó: Pictures of You, A Night Like This, Just One Kiss y Lovesong subieron el telón de forma cuasi romántica para retener la atención de los escuchas y llevarlos al The Cure denso, obscuro y progresivo en cuanto a la extensión de sus canciones.

Last Dance, 39 y Burn se llevaron buena parte del show con una entrega total entre el público y la banda.

Foto: Salvador Reyes

Pese a los perceptibles problemas de sonido que subía y bajaba, Robert hizo que eso pasará a último término. Total, era The Cure en persona. Fascination Street, Never Enough, Push, In Between Days y Just Like Heaven, levantaron a los fans que abarrotaron el lugar y que en cuestión de horas agotaron las entradas desde la preventa.

Después de From The Edge of the Deep Green Sea y Want, The Cure complació a sus seguidores con Play for Today, A Forest, Primary, Shake Dog Shake, y el primer debut de la noche, desde luego en este tour, Prayers for Rain para cerrar con Disintegration.

Foto: Salvador Reyes

El segundo acto

En el encore de la noche, los británicos se fueron por los hits empezando con Lullaby, en la que Robert, fiel a su estilo, deleitó a todos con su arrítmico baile. Así, la sesión continuó con The Caterpillar y un par de debuts más: The Lovecats y Hot Hot Hot!!!

Foto: @oscarggc24

Siguieron The Walk, Let’s Go to Bed, Friday I’m in Love, Close to Me (con otro Robert bailarín) y Why Can´t I Be You.

El tercer acto

Con un Robert agitado que llevaba sus manos al pecho, se fue del escenario y parecía que ya no volvería.

Foto: @oscarggc24

La sorpresa fue verlo regresar con guitarra acústica en mano que anunciaba Three Imaginary Boys tal como la tocara hace seis años en su maratónica presentación; sin embargo, en esta ocasión no fue una versión acústica. Empezaba el segundo encore.

Sonaba Boys Don´t Cry y el Foro temblaba al recordar quizás la canción más conocida de la banda. Ya con las extremidades más que calentadas, la banda apostaba por una sesión acelerada.

El tecladista Roger O’Donell colocaba una bandera tricolor sobre su instrumento, el júbilo de la gente estallaba y comenzaban los acordes de Jumping Someone Else’s Train, otro debut en esta gira.

Foto: Salvador Reyes

Para el acto final, siguieron dos canciones más del Three Imaginary: Grinding Halt y 10:15 Saturday Night, igual por primera vez tocadas.

Sin importar las dos horas con 50 minutos que llevaba la velada, una versión acelerada de Killing an Arab cerraba con el setlist de 36 piezas y con un Robert cansado por su recién participación en el Austin City Limits.

Una vez más, Robert Smith acrecentó su leyenda como uno de los músicos más queridos por su entrega, quien dejó la tarima visiblemente emocionado y agradecido por las miles de almas que lo ovacionaron en todo momento.

Foto: Salvador Reyes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: