Cine

Fight Club: 5 puntos que formaron su legado a 20 años de su estreno

Foto: Especial.

Fue el 10 de septiembre de 1999 cuando Fight Club, adaptación de la novela de Chuck Palahniuk y dirigida por David Fincher, fue estrenada en el Festival de Cine de Venecia, y así como sucedió con el texto, el mundo no fue el mismo luego de conocer a Tyler Durden y sus Space Monkeys.

Cabe resaltar que el largometraje protagonizado por Brad Pitt, Edward Norton, Helena Bonham Carter y Meat Loaf, no fue bien recibido por la crítica, debido a lo sombrío de su trama, la supuesta relación de odio-amor entre El Narrador y Durden, así como las violentas escenas esparcidas a lo largo de sus 139 minutos de duración.

Foto: IMDb.

A pesar de esto, la película que pudo ver como protagonistas a Russell Crowe como Tyler; Sean Penn o Matt Damon como El Narrador; o a Reese Whiterspoon, Sarah Michelle Gellar, Courtney Love o Winona Ryder como Marla Singer; alcanzó un status que, a 20 años de su estreno, continúa siendo uno de los máximos referentes del Cine de Culto en la historia.

No es raro si se toma en cuenta que, cualquiera puede sentirse identificado al ver al personaje principal lidiar con su Yo imaginario, mientras realiza todo tipo de actos vandálicos y da un golpe certero al Capitalismo y los estilos de vida y apariencia impuestos por éste.

Foto: IMDb.

Mientras declama todo tipo de frases motivacionales estilo dictador, para esparcir su ideología del caos a un grupo de sujetos que simplemente están molestos porque la sociedad los ha relegado y negado todo tipo de beneficios y lujos que, supuestamente, son necesarios para sentirse completo en la vida. 

Un demente, tratando de detener a otro demente que creó varios clubes de peleas clandestinas como un intento de terapia grupal a lo largo de Estados Unidos, mientras padece de insomnio…

Foto: IMDb.

Tal vez sean obvias las razones por las que El Club de la Lucha -como es conocida en España-, no fue bien recibida por la crítica especializada, sin embargo, además de la trama, hay distintos factores que cautivaron a la audiencia y que la posicionaron como un must para cualquier cinéfilo que se jacte de serlo.

Por eso, a 20 años del estreno de El Club de la Pelea -como es conocida en Hispanoamérica-, estimados Rinolectores, hablaremos de cinco puntos -los demás deben descubrirlos por su cuenta-, que ayudaron a formar el legado de la historia de Tyler Durden en el Cine y la Cultura Pop.

Las visiones de Tyler…

Este punto es básico en el culto a Fight Club, a pesar de eso, muchos espectadores nunca se han dado cuenta de esto, pese a haber visto el filme en más de una ocasión. Oficialmente, Durden aparece al inicio del segundo cuarto de la película, por así decirlo; aunque esto no es así, ya que está presente desde un principio.

 Para descubrirlo, la clave está en no parpadear -risas de fondo-, ya que si lo haces, no verás al líder del Project Mayhem en cuatro de cinco ocasiones en las que aparece frente a El Narrador. Todos son momentos clave en la historia, así que debes de estar atento.

Foto: IMDb.

La quinta ocasión en la que se puede apreciar a Durden sin necesidad de ser “tan rápido como un colibrí”, es cuando aparece durante un comercial de uno de los tantos hoteles en el relato. 

Cabe resaltar que, si no pones atención hasta que aparezcan los créditos al final, también perderás de vista la última diablura de Durden

Foto: IMDb.

La cruda violencia de las peleas…

Escrita bajo la técnica Dangerous Writting, desarrollada por el escritor estadounidense Tom Spanbauer, la cual está basada en utilizar experiencias dolorosas para escribir; la idea de Fight Club vino a Chuck Palahniuk luego de una pelea durante un campamento y, cuando regresó a su trabajo, ninguno de sus compañeros mostró interés por sus heridas o por lo que le había sucedido.

A raíz de esto, fue en 1996 cuando Palahniuk, para “ganarle la atención al canal de los deportes” y ejemplificar que siempre han existido, y existirán clubes de pelea en todo tipo de sociedades desde hace años, o por lo menos es lo que lectores le señalaron en cartas; el escritor originario de Oregon, tuvo que crear los combates de la manera más cruda posible.

Foto: IMDb.

Este aspecto fue magistralmente adaptado por Fincher en el filme, así como por Norton y Pitt, quienes acudieron a clases de boxeo -y de cómo fabricar jabón-, durante la preparación de sus papeles.

El resultado, puñetazos secos que cimbran hasta los cimientos ensangrentados y sudorosos de los sótanos donde se realizan los encuentros clandestinos y razón por la que mucha gente no soporta el ritmo e intensidad de la película.

Foto: IMDb.

Marla, la “turista” y pegamento de la historia…

En el prólogo de su primer novela, publicada el 17 de agosto de 1996, Palahniuk señala que lo único que hizo al escribir Fight Club fue redactar “una versión actualizada de The Great Gatsby, donde un apóstol que sobrevive cuenta la historia de su héore. Hay dos hombres y una mujer. Y a uno de los hombres, al héroe, lo matan de un tiro”.

Si tomamos en cuenta esto, la historia en realidad es un relato enfermizo y romántico cuyos nudos e intrigas son desencadenadas luego de la aparición de Marla El Tumor Singer, ya que hasta antes de esto El Narrador lidia tranquilamente con su falta de ganas por vivir y depresión de un hombre de mediana edad.

Foto: IMDb.

No obstante, la intoxicante personalidad de Marla desencadena la presencia de Tyler, y de quien el personaje interpretado por Edward Norton siente celos al doble, ya que no soporta la adicción de ella por su single serving friend, ni cómo éste suele cambiarlo a él por pasar tiempo con ella, sólo porque ella si pretende tocar fondo, señala Tyler

El You met me at a very strange time in my life, al final de la cinta, cobra fuerza si también notamos que Marla es el remedio para todo el conflicto entre ambos protagonistas, que de cierta manera los separa o, por fin une en una sola persona.

Foto: IMDb.

El desequilibrado score…

Un aspecto que ayudó mucho a que la película atrapara al fandom es el score, que estuvo a cargo de del dueto de música electrónica conocido como The Dust Brothers, conformado por los compositores y productores E.Z. Mike y King Gizmo.

Cada uno de los tracks está impregnado por la naturaleza destructiva de Tyler y la pasividad de El Narrador, mientras tratan de sobrevivir en un mundo donde las marcas comerciales suelen decirles cómo vivir, comer, coger y vestirse. Si padeces de insomnio o una noche que no puedas dormir, escúchalo y definitivamente te sentirás como un Space Monkey.

Foto: IMDb.

El corte que más resalta del soundtrack es This Is Your Life, el cual cuenta con un monólogo vocalizado por Brad Pitt, quien declama un discurso con las frases icónicas de Tyler Durden.

Como dato extra, The Dust Brothers, además de tener una disputa con The Chemical Brothers por su nombre, también han colaborado con The Beastie Boys, Beck y Hanson, sí el trío de hermanos que hacían Pop en los 90.

¿Dónde está mi mente?…

El clímax del inesperado final del filme de Fincher difiere un poco del de Palahniuk, tal vez el del cineasta tenga un plus extra por la muy recordada escena en la que Bonham Carter y Norton se quedan tomados de la mano mientras el mundo financiero colapsa al ritmo de Where Is My Mind? de Pixies.

Gracias a este desenlace, que sirvió como detonante para que muchos adolescentes -que tal vez no debieron ver la película debido a su clasificación-, conocieran y se entregaran a la banda originaria de Boston, liderada por Black Francis.

Foto: IMDb.

Esto, se tradujo en una nueva oleada de seguidores para Pixies, quienes tal vez no son tan reconocidos por los fans from hell -como nuestro jefe de información-, como verdaderos seguidores de la banda de Noise Pop y Alternative Rock.

Pese a esto, tal vez no exista otra canción que pueda expresar el momento final de Tyler Durden en la pantalla grande.

Foto: IMDb.

Finalmente, debes recordar que la primera regla dice que no puedes hablar de este texto; la segunda regla dice que no puedes hablar de este texto; ya que esta es tu vida, buena hasta la última gota y nunca será mejor de lo que es ahora; nada es estático, todo se está desmoronando; sólo después del desastre podemos resucitar y es sólo después de perder todo que eres libre para hacer lo que sea; esta es tu vida y se acaba a cada minuto…

En Tyler confiamos…

Foto: IMDb.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: